Satélite Roca

De como el estampado animal unió a pijas, punkies y chonis

Ya tenemos encima el Otoño, y aunque el termómetro marca 20 grados, toca guardar las sandalias, cubrir un poquito las carnes y hacer el cambio de armario. Que ya toca.

animal print

Y es que la ropa, esos trapitos que nos ponemos encima (con mayor o menor acierto) son como dice ese anunció: “Lo primero que ven de ti, tu simbolo de identidad. Cuando la haces tuya, no importa el precio ni la marca. Tu ropa eres tú”.

Sé que todos los que estéis leyendo esto sois mucho más que vuestro traje, camiseta o chandal, pero… Lleguemos a un pacto: seamos frívolos por un instante. Pensemos que “el hábito hace al monje”.

Hace algunos años, en los principios del Facebook, descubrí uno de esos grupos divertidos que se titulaba. “De como el estampado animal unió pijas, punkies y chonis”. Grande! muy grande! pensé. Qué bien visto.

Pensadlo; pocas cosas han traspasado el ascensor social con tanta facilidad como el “Animal Print”. No ha sido un jugador de polo o un cocodrilo en el pecho, ni siquiera el aburrido color beige. Han sido los estampados de leopardo, cebra, etc lo que ha uniformado temporada tras temporada tanto a las nacidas en el Upper Diagonal como a las hijas del Polígono o a las rebeldes antisistema.

animal print           animal print

animal print

Y qué bonito y democrático! Tan diferentes pero, tan iguales ante la llamada de la jungla.

Porque realmente, algún tipo de llamada ha de haber. Alguna parte de nuestro cerebro más primitivo, (el reptiliano?) nos debe hacer escoger, entre la infinidad de estampados que hay en el mercado, por el look tigresa ¡Groaagrgr! Gran misterio….

Ojalá fuese antropóloga… En serio, si Roberto Cavalli me becara, dedicaría una tesina a esta investigación.

Mientras tanto, cuando hagáis el cambio de armario, revisad si podrías tener el honor de formar parte de título del post. Servidora podría. El estampado que tengo es discretito pero, sí, es animal. No me libro…

Pd: Esperando que llegue la beca de Cavalli… Me entretengo viendo los vídeos de los trogloditas de la Trinca, que ya nos ilustraron a su manera. He aquí la invención del sujetador, de “Animal Print”, por supuesto 😉

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.